Paraíso de Aves

Diciembre 2020

Costa Rica es verdaderamente un paraíso para los observadores de aves. En 2019, se contaron 922 especies de aves que podían verse en el país. Alrededor de 600 de ellas se determinaron como aves residentes y las otras son estacionales a medida que migran desde el invierno de América del Norte. Los aficionados a los colibríes también pueden estar felices porque, de las 341 especies, 52 se pueden ver aquí. ¿De qué otra manera podemos llamar a una pequeña porción de este planeta con más especies de aves que Estados Unidos y Canadá juntos?

 

2020 fue el momento perfecto para perseguir una de mis pasiones y qué mejor lugar que Paraíso Quetzal Lodge. Este lugar se ha convertido en un destino obligatorio para los amantes de las aves, ya que sus tours de observación se encuentran entre los más populares. Pero vale la pena visitar el lugar no sólo por la increíble cantidad de aves que puedes observar en su propiedad. Este negocio familiar ha convertido las tierras de ellos y las de sus vecinos en corredores biológicos, haciendo que muchas especies de aves se sientan seguras nuevamente y se muevan libremente entre los Parques Nacionales Los Quetzales y Tapantí. Hace años, sus abuelos se ganaban la vida talando los árboles de área, pero hoy esto ha cambiado por completo.

 

Al involucrar a las familias locales en sus programas de turismo, esta familia ha comenzado a construir nidos artificiales para quetzales. Estos se denominan artificiales porque están hechos por el hombre, pero utilizan la misma madera de los árboles que suele utilizar esta especie para construir sus nidos. Los nidos artificiales se colocan en las propiedades de las familias locales que se han unido al programa, lo que hace que la búsqueda para observar quetzales sea mucho más fácil. Los quetzales ahora se pueden ver todo el año lo que ha atraído cada vez más turistas a las tierras de los miembros del programa. Cada familia recibe un porcentaje de cada visitante que ingresa a su propiedad y, con ello, los lugareños están tomando conciencia de que el valor de las aves y la conservación de los bosques es mayor si están protegidos.

 

Paraíso Quetzal Lodge nació en las tierras de sus abuelos, pero transformó su visión en experiencias de ecoturismo y con ello esta generación está re-aprendiendo a convivir con la naturaleza, educando a las familias locales y turistas por igual, y enfocando sus esfuerzos para restaurar lo que alguna vez fue un hermoso y viviente bosque nuboso.